Archivo por meses: diciembre 2017

Otra razón para empezar a practicar yoga

 

Unos músculos fuertes no solo son atractivos, también nos protegen de enfermedades como la artritis, el dolor de espalda y ayuda a evitar las caídas en las personas mayores.

Mientras aumentas tu fuerza practicando yoga, la equilibras con tu flexibilidad. La articulación, el cartílago, el tendón y el ligamento son elementos claves en el cuerpo humano, ya que hacen posible el movimiento.

Vamos a recordar qué son y para qué sirven estos pequeños /grandes elementos.

Articulación: punto de unión entre dos o más huesos y determinan el grado y la dirección del posible movimiento.

Cartílagos: tejido resistente y protector que cubre los extremos óseos, amortiguando y disminuyendo la fricción.

 Tendones: cordones resistentes de tejido fibroso, que une los músculos a los huesos y sirven para mover el hueso o la estructura.

Ligamentos: es una estructura en forma de banda, compuesta por fibras resistentes, que unen los huesos entre sí en las articulaciones; proporcionan estabilidad a la articulación.

Practicando yoga,  ayudas a fortalecer los músculos, flexibilizar las articulaciones para que puedas moverte durante muchos años. Está en ti evitar que se conviertan en neumáticos desgastados. 

Practicando yoga,  ayudas a fortalecer los músculos, flexibilizar las articulaciones para que puedas moverte durante muchos años. Está en ti evitar que se conviertan en neumáticos desgastados.

 

¿Estás buscando una buena razón para empezar a practicar yoga?

Puedes seguirnos este mes y te daremos  muchas razones en las que el yoga mejora  tu salud…¡las suficientes para sacar la esterilla y empezar! ¿no?

Si  eres un apasionado del yoga, probablemente ya conoces sus beneficios. Quizás duermas mejor, te resfríes menos o te sientas más relajado. Pero si intentas explicar a un no practicante cómo funciona, se quedará frío ante frases como que el yoga “aumenta el flujo de prana”, o “la kriya  para el hígado”, o  la “energía que fluye por la columna”.

La ciencia ya está facilitando claves de cómo el yoga mejora dolores y mantiene enfermedades a raya; si entiendes esto te sentirás más motivado.

Hace tiempo tuve un accidente con el coche, como consecuencia sufrí un latigazo cervical: limitación del movimiento en el cuello, dolor de cabeza, náuseas, mareos y efectos secundarios como visión borrosa,  hormigueo en un brazo…  todo ello me produjo una situación de estrés que empeoraba la rehabilitación. Mi experiencia con el yoga me llevó a utilizar técnicas de respiración  que comencé a practicar mientras  iba a las sesiones de rehabilitación  y que me ayudaron en la recuperación y sin las típicas secuelas.