Archivo de la categoría: Sin categoría

Preparación para la Maternidad y la Paternidad del Siglo XXI – Proyecto Nacer

El proyecto Nacer es producto de años de investigación, reflexiones, formación y mi propia experiencia. Se fundamenta en la formación y desarrollo del niño intrauterino y del recién nacido, pero principalmente del modelado de la mente humana, a través del cual nos convertimos en quienes somos.

Desde el descubrimiento de que el niño en el útero materno es un ser que escucha, siente y recuerda, nos enfrentamos a un cambio de paradigma,  en cuanto a la gran importancia que envuelve el período del nacimiento. El vínculo madre – bebé que ha de nacer,  no solo conecta los universos físicos sino también los emocionales y mentales.

Proyecto Nacer

Este cambio de perspectiva,  en el desarrollo infantil y en el útero materno,  permite orientar a madres y padres sobre como potenciar las capacidades del niño desde el nacimiento.

El cerebro del futuro bebé está conectado a su entorno recogiendo estímulos e impresiones. Todo lo que el bebé experimenta en el útero y en el nacimiento, deja una huella indeleble en todo su organismo. Este conocimiento transforma de forma radical nuestra percepción del papel de los padres en el desarrollo del niño, otorgándoles una presencia fundamental desde el momento de la concepción.

La vida intrauterina y la experiencia del nacimiento son dos etapas cruciales en el desarrollo de la personalidad humana. Vivir ambas de forma consciente, es sentar las bases del bienestar emocional de las futuras generaciones.

El Proyecto Nacer, se asienta en ideas respaldadas en informes y estudios científicos y  en la experiencia personal, que aportan una propuesta de valor a las madres y padres, que tienen la oportunidad de contribuir de manera activa al desarrollo de un niño feliz. Permitirá a ambos padres cultivar un sentimiento de calma que afectará positivamente al hijo por nacer, preparándolo para una vida de confianza y seguridad.

Ofrecemos un programa simple y minucioso, basado en ejercicios eficaces para relajar a los futuros padres y estimular al niño hasta el momento del parto e inmediatamente después. A través de los talleres propuestos se brinda una orientación y preparación a la gestante, acerca de los cuidados que esta tenga durante las etapas de gestación, parto y posparto.

La gestante además de los cambios que experimenta en su propio cuerpo, siente temor en relación con el parto, los cuidados del recién nacido y su auto cuidado durante el embarazo y el posparto. Este temor puede reducirse mediante una preparación adecuada en la que se involucre la mamá y el papá del futuro bebé, así como también se logra mayor participación de la gestante durante el embarazo y el trabajo del parto.

La preparación que ofrecemos les ayudará a iniciar una forma de comunicación psicológica, haciendo que el niño sepa antes de nacer que realmente sus madres lo aceptan y los quieren.  El Proyecto Nacer ayudará a los futuros padres a mejorar su propia disposición emocional, intensificando la autoconciencia y la recíproca intimidad de la pareja, fortaleciendo la unidad familiar en la que ha de nacer el bebé.

Si la futura madre y su compañero están llenos de tensiones, preocupaciones y angustias, les resultará difícil encontrar el tiempo y la energía necesarios para el bebé. Si están constantemente peléandose entre sí y con el mundo, no podrán dar a su hijo el amor que éste tan desesperadamente necesita.

Así como una mujer que se queda embarazada debe hacer lugar al nuevo ser en su seno, ella y el padre también deben hacer lugar en su corazón y en su mente para el hijo que van a tener. La participación de los padres  en cuanto a que asista a las clases con la madre, ayude en los ejercicios, se involucre en todo el proceso de gestación y participe en el parto aumenta en la futura mamá sentimientos de aprecio, apoyo y compañía, disminuyendo sus temores, y en el bebé sentimientos de seguridad y confianza.

Por qué se produce la enfermedad y cómo restablecer el equilibrio

“Pienso,  luego existo”, esta afirmación que hizo el filósofo y matemático  francés, René Descartes, nos dice que la única forma de encontrar la verdad es mediante la razón, separando el cuerpo de la mente y  la mente del espíritu.  Dado que la ciencia no es algo estático,  sino que se va modificando conforme avanzan los estudios y el cambio en el pensamiento, hoy sabemos que es exactamente al revés, existo y como hay millones de neuronas que realizan infinidad de conexiones,  gracias a eso,  pienso.

photo-1473869308043-446f96cbe314

Sin embargo, el pensamiento reduccionista de Descartes, condicionó hasta no hace mucho el mundo occidental, especialmente en el área de la medicina. Los médicos de occidente normalmente intentan reducir la patología de un paciente a una causa única y aislada.

Las investigaciones científicas actuales, nos revelan que los órganos y sistemas del cuerpo están perfectamente unidos unos con otros,  mediante conexiones  bioquímicas. La Dra. Pert, neurocientífica y farmacóloga estadounidense, autora del best seller  “Molecules of Emotion”  (Las moléculas de la emoción), así como también los estudios de otros científicos, la llevaron a postular de que el cuerpo contiene un sistema extraordinario de receptores que reciben mensajes de determinadas sustancias químicas, como hormonas y neurotransmisores, que comparten la misma vibración molecular. Este descubrimiento demuestra que la conexión mente – cuerpo no es de una única dirección, sino bidireccional, es decir, que la información químicamente codificada, o pensamiento, viaja del cuerpo al cerebro de misma manera que viaja del cerebro al cuerpo. La doctora Pert lo describe de la siguiente manera “La mente no domina el cuerpo, sino que se convierte en el cuerpo. Cuerpo y mente son uno”. Este descubrimiento nos confirma que por todo nuestro cuerpo hay sustancias químicas de pensamiento y emoción, que son el resultado de nuestras experiencias de vida.

La física cuántica se fundamenta en que todo es energía: pensamientos, sentimientos, palabras, acciones, es decir, todo lo que vivimos actúa sobre nuestras células. Los pensamientos y sentimientos transforman nuestro sistema biológico. Así, una depresión o el recuerdo de una situación negativa o triste puede arrasar nuestro sistema inmunológico,  por el contrario la alegría y la actividad armoniosa puede fortalecerlo. Una persona deprimida proyecta la tristeza a través de todo su cuerpo,  provocando alteraciones en los neurotransmisores, hormonas y receptores neuropeptídicos. Las células procesan todas las experiencias del ser humano y se metabolizan de acuerdo con sus percepciones personales.

Todo este perfil bioquímico,  se modificará cuando la persona cambie su percepción sobre lo que le acontece en la vida. Estos hechos hacen que se active el proceso de curación y se restablezca el equilibrio interno. ¿Quieres saber cómo estás hoy?, entonces recuerda lo que pensaste y sentiste ayer. ¿Quieres saber cómo estará tu cuerpo mañana?, observa tus pensamientos y sentimientos de hoy. Si no abres tu corazón, algún cirujano cardiovascular lo hará por ti mañana!!

El miedo y el dolor,  crean un mecanismo de defensa que son útiles para sobrevivir a ciertas experiencias alojadas en el inconsciente y que se activan frente a hechos similares del presente. Así es como actuamos,  condicionados por la memoria del pasado que nos impide elegir otra posibilidad que nos llevara hacia el  bienestar.

El ser humano con su capacidad infinita para la supervivencia, refleja los secretos fundamentales de la curación: equilibrio, regeneración y capacidad de cambio. El yoga terapéutico y la meditación son caminos que nos conducen  a encontrar esos poderes en nosotros mismos, descubriendo la fuerza interior, espiritual, que ayuda a curar el alma torturada y el cuerpo roto.

Espero que puedas seguirnos en este camino de autoconocimiento y evolución a través de nuestro blog y de las clases y talleres que podrás consultar en la web.

Namasté

El cáncer, una experiencia de cambios profundos

El primer día que hice yoga, hace más de 25 años, mi cuerpo  y mi mente me dijeron ¡esto ya lo hice alguna vez!…mis células pudieron recordar esa experiencia,  quien sabe en qué lugar y en qué tiempo.

El yoga me ha abierto un  camino de autoconocimiento y conciencia; en su recorrido me ha permitido vivir la vida de forma intensa y plena, con más fuerza mental y física. Durante ese reencuentro con el yoga,  he investigado la relación de la mente con el cuerpo y como las emociones afectan a nuestras defensas. Como muchos investigadores de la medicina integral, mi  interés en este terreno se debía a problemas de salud que si bien la medicina hizo su parte, a través del yoga y la meditación,  hice la mía.

Sentimientos de impotencia, dolor, tristeza, frustración hicieron que un día mis células se revelaran ante tanta presión y comenzaran a reproducirse caóticamente, provocando ese colapso que en mi caso se llamó cáncer. Las defensas de mi cuerpo me habían abandonado, se cansaron de mandarme mensajes de alerta que no escuchaba lo suficiente,  porque siempre había algo más importante que atender y así la leucemia hizo su aparición,  aislándome del entorno contaminante en el que me encontraba y poniendo a prueba todo aquello que sabía del yoga.

yoga

En el mismo momento en que me daban el diagnóstico,  también me dijeron que había probabilidades de salir adelante; las palabras del médico fueron: el 20 % es la medicación y el 80 % eres tú, palabras que grabadas a fuego en mi mente hicieron que profundizara e investigara más sobre esa relación mente, cuerpo, emoción.

La experiencia de vivir con cáncer y estar sometida a tratamientos de quimioterapia es un período difícil y traumático,  que provoca cambios profundos en la vida, tanto a nivel físico, como emocional y espiritual.

El pensamiento crea y lo que había creado tenía que descrearlo.  Las técnicas de respiración y meditación hicieron que ese proceso fuera más rápido y llevadero de lo que normalmente es. La meditación me ayudó a mejorar espiritualmente, adquiriendo un sentido de conexión muy profundo con la vida, la compasión y la paz mental, que mejoraba mi estado físico.

Mi  experiencia personal con la meditación y el yoga,  me inspiraron para transmitir esas prácticas a las personas que por diferentes causas se acercan al yoga, concretamente el yoga terapéutico. Siempre que la mente se centre en el aquí y ahora e impida el diálogo interno que provoca la ansiedad al pensar en problemas del pasado o del futuro, se inicia una respuesta hipotalámica que disminuye la respuesta de enfrentamiento o de huida. Esta respuesta no solo pone en cortocircuito la activación innecesaria del sistema nervioso simpático causante del estrés, sino que también permite un control más cuidadoso del sistema nervioso.

El camino hacia la curación se encuentra en uno mismo. El yoga terapéutico con las bases del kundalini yoga y la meditación,  activa el poder de nuestra fuerza curativa natural, la fuerza que permite que cuerpo, mente y espíritu sanen por sí mismos.

Es nuestro derecho por nacimiento, como seres humanos, estar sano, feliz y completo. Ahora es el momento de reclamar ese poder y el yoga terapéutico y la meditación te proporciona los recursos para conseguirlo.

Espero que puedas seguirnos en este camino de autoconocimiento y evolución a través de nuestro blog y de las clases y talleres que podrás consultar en la web.

Namasté

Hare Krishna – Maha Mantra

krishnaMantra,  es una palabra sánscrita que proviene de «mans» (mente) y «tra» (sinónimo de liberación). Es una  vibración sonora que ayuda a liberar nuestra mente de las incertidumbres  y ansiedades, debido a la influencia material. El mantra es un medio para fijar la mente, calmarla y enviarle ondas de paz y armonía.
Los mantras son generalmente extraídos de textos sagrados como los Vedas, los Upanishads y los Puranas. Todos los mantras y todos los procesos para la autorrealización están condensados en el Maha Mantra (gran mantra) Hare Krishna.
El canto del Maha Mantra Hare Krishna puede efectuarse de dos maneras: Individual, ya sea en silencio, en murmullo o en voz alta; y colectiva, o canto congregacional, que puede ser acompañado a veces con instrumentos musicales.
Cuando es una meditación personal, se recomienda cantar el Maha Mantra Hare Krishna en un mala o japa (se pronuncia yapa) mala de 108 cuentas, hecho especialmente para este propósito. En cada cuenta se repite en forma completa el Maha Mantra Hare Krishna.
El cultivo de conciencia de Krishna no es una imposición artificial que se le hace a la mente; esta conciencia es la energía original de la entidad viviente, que revive cuando escuchamos la vibración trascendental. Y éste es el proceso recomendado para esta era, para desapegarnos de la materia que nos mantiene absortos en el mundo de maya (lo que no es).