La luna y su influencia en la mujer

¿Sabías que al igual que tomamos la luz del sol, también podemos tomar la luz de la luna?….
Cuando el ser humano aprende a conocer su relación con la naturaleza, eleva sus pensamientos de la vida cotidiana y valora la experiencia interna.
Alimentarnos de la energía lunar magnetiza el pensamiento y nos ayuda a expresar nuestros más nobles y amorosos sentimiento ¡elevamos nuestra frecuencia vibratoria! Y con ella nutrimos las generaciones del futuro.
La luna tiene un poderoso efecto sobre los océanos, hasta el punto de subir y bajar las mareas, imagínate cómo puede afectar a nuestro cuerpo, que es agua en un setenta por ciento.
La luna está íntimamente conectada con la energía femenina. En cada una de sus fases nos representa así:

Luna nueva: comienzan los cambios, dejamos atrás lo viejo para comenzar un nuevo ciclo. Venerando a la diosa luna, veneramos a la diosa que llevamos dentro; nos atrevemos a mirar nuestras oscuridades, enfrentarlas y aceptarlas. Como ocurre con nuestra menstruación, dejamos morir una parte nuestra y le damos la bienvenida a lo que va a nacer.

Luna creciente: la belleza y los dones de la mujer se ven incrementados. Pedimos a la diosa lunar que nos permita ser mujeres creativas y luminosas. Resaltan las cualidades de limpieza, pureza, sensualidad y belleza.

Luna llena: es la madre generosa que nos provee de aquello que necesitamos. Es la mujer en total plenitud, fortaleza y poder. Es fertilidad, nacimiento y abundancia. A partir de la visualización creativa, podemos efectuar nuestras peticiones y pronunciar un decreto, por ejemplo: YO SOY UNO CON LA FUENTE UNIVERSAL.

Luna menguante: es la vieja sabia, que nos mueve suavemente hacia nuestra propia sombra. Nos ofrece la oportunidad de enfrentarnos a nuestros miedos y dejarlos partir sin temor. Es el momento para trabajar los desapegos, dejar las adicciones y liberarnos de lo que ya no necesitamos en nuestra vida.

 Te proponemos que dediques unos minutos de tu tiempo a nutrirte de la luz de la luna. Sal al exterior y ábrete a recibirla, mírala y déjate bañar por su luz.

Si estás embarazada, imagina que su luz baña tu útero y a tu bebé.

Cristina Fertonani

1 comentario en “La luna y su influencia en la mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *