Otra razón para empezar a practicar yoga

 

Unos músculos fuertes no solo son atractivos, también nos protegen de enfermedades como la artritis, el dolor de espalda y ayuda a evitar las caídas en las personas mayores.

Mientras aumentas tu fuerza practicando yoga, la equilibras con tu flexibilidad. La articulación, el cartílago, el tendón y el ligamento son elementos claves en el cuerpo humano, ya que hacen posible el movimiento.

Vamos a recordar qué son y para qué sirven estos pequeños /grandes elementos.

Articulación: punto de unión entre dos o más huesos y determinan el grado y la dirección del posible movimiento.

Cartílagos: tejido resistente y protector que cubre los extremos óseos, amortiguando y disminuyendo la fricción.

 Tendones: cordones resistentes de tejido fibroso, que une los músculos a los huesos y sirven para mover el hueso o la estructura.

Ligamentos: es una estructura en forma de banda, compuesta por fibras resistentes, que unen los huesos entre sí en las articulaciones; proporcionan estabilidad a la articulación.

Practicando yoga,  ayudas a fortalecer los músculos, flexibilizar las articulaciones para que puedas moverte durante muchos años. Está en ti evitar que se conviertan en neumáticos desgastados. 

Practicando yoga,  ayudas a fortalecer los músculos, flexibilizar las articulaciones para que puedas moverte durante muchos años. Está en ti evitar que se conviertan en neumáticos desgastados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *