Qué es el Yoga

Sabías que:

  • El origen del yoga se sitúa en la India hace más de 5000 años, de ahí su vinculación con el hinduismo.
  • Etimológicamente la palabra yoga significa ligar – unir, por lo tanto, la práctica de yoga en su esencia y tradición busca la integración del Ser, es decir, armonizar cuerpo, mente, respiración y espíritu.
  • La persona que se inicia en la práctica de yoga consigue encontrar relajación, autoconocimiento, o ambos a la vez
  • Aprenderás a observar y vivir el presente.
  • Mejora el sistema nervioso.
  • Genera un aumento en la cantidad de sangre, debido a su mayor oxigenación en los pulmones. Esto favorece la eliminación de toxinas del cuerpo.
  • Disminución de la ansiedad gracias a la respiración profunda.
  • Respirar profundamente rejuvenece las glándulas.
  • Esto tiene un impacto fundamental sobre nuestro bienestar y el rejuvenecimiento de la piel

Estado consciente: Cómo llegar al estado de yoga o de unidad

chakras arbol de los 8 pasos del yoga

Cuando sembramos una semilla, la regamos y al cabo de unos días aparece el primer brote a partir del cual se formará el tallo, este se divide en dos ramas y echa hojas.
Mientras crece, el tronco se fortalece y produce ramas cargadas de hojas que se abren en distintas direcciones y finalmente da sus frutos.

El árbol es reconocido por todas las culturas y tradiciones como un símbolo de estabilidad, fuerza, equilibrio y conocimiento.
Los sabios de la antigüedad que vivieron la experiencia del alma, descubrieron la semilla de ésta en el yoga y a través de la simbología del árbol podemos reconocer los 8 pasos necesarios para lograr el yoga,es decir, la integración entre cuerpo, mente y emociones, con las energías que nos rodean y con lo Superior.

La RAÍZ del árbol es YAMA, y comprende los cinco principios universales, para mantener la actitud de estar bien con los demás y en paz con el mundo que nos rodea.

  • Ahimsa: tomar conciencia de cómo nos tratamos a nosotros mismos, a los otros y al entorno. Se refiere a no ejercer violencia sobre los demás, sobre lo que nos rodea y a nosotros mismos. Entendiendo como violencia no solo la violencia física, sino también la violencia verbal, psicológica y emocional.
  • Satya: significa verdad…de pensamiento, palabra y comunicación. Conducirnos en a vida con veracidad, honestidad, sin engañar ni auto engañarnos.
  • Asteya: significa comportamiento honesto, simple y desapegado al mismo tiempo. No solo se refiere a no quitarle al otro lo que posee, a nivel material, intelectual o moral, sino también evitar fomentar, disculpar o apoyar los abusos económicos y las desigualdades sociales, respetando el derecho a la vida, al estudio, la salud, la justicia, las ideas y los méritos.
  • Brahmacharya: es esencialmente un camino de autocontrol; una vida disciplinada en todos los aspectos; moderación en todos los actos de la vida, en el hacer, decir y pensar.
  • Aparigraha: se refiere al control de los sentidos; a no estar al servicio de la satisfacción de los deseos que surgen a partir de los estímulos sensoriales. Evitar acaparar, codiciar, gastar energía deseando lo que otros poseen (envidia). Desarrollar la confianza en uno mismo y la auto responsabilidad creando nuestra vida a cada momento; cultivar una actitud de generosidad y servicio a los demás. Todo lo que tenemos y somos es un don y esos dones recibidos deben circular hacia los demás; acaparar sería cortar la circulación de la vida en el mundo, creando desorden en el cosmos.

A continuación viene el Tronco que se compara con Niyama  y comprende los cinco preceptos individuales, para mantener la actitud de estar bien con uno mismo y paz con nuestro mundo interior.

  • Saucha: significa limpieza, pureza. El trabajo armonioso sobre el cuerpo genera limpieza interior. No solo se refiere al cuerpo externo, sino al interno, evitando ingerir alimentos con elevadas tasas de toxinas o consumir sustancias que generen dependencia o que alteren el estado de conciencia, aunque dichas sustancias sean naturales.
  • Santosha: significa estar contento, satisfecho, seguro; aceptación del aquí y ahora; serenidad de sentirse a gusto con lo que posees y lo que no posees. Disfrutar de lo que se tiene en lugar de vivir anhelando aquello de lo que carece. Aceptar las situaciones que aparentemente son adversas, como enseñanzas necesarias para el crecimiento personal.
  • Tapas: autodisciplina, fuerza de voluntad. Ir en busca de los propios ideales, aspiraciones, usando el poder de la elección. Es tener una práctica regular y adecuada de los distintos aspectos de la vida, tomando conciencia de lo que comemos, bebemos, leemos, entretenimientos, relaciones.
  • Svadhyaya: es la capacidad de auto observarnos y así profundizar en el conocimiento de uno mismo y de la realidad que nos rodea. Profundizar en el descubrimiento de lo más profundo del yo a través del recogimiento, el silencio y la reflexión.
  • Ishvara Pranidhana: entrega y veneración hacia una inteligencia superior. Renunciar al ego, en una decisión de auto entrega con plena libertad. No es la acción lo que cuenta sino la intención que se esconde detrás. Entender nuestras acciones como una expresión del amor auténtico sin importar los beneficios materiales sino por la acción misma. El destino final de nuestra existencia es fundirnos con el absoluto, volver a nuestro verdadero origen.

Del tronco del árbol crecen muchas Ramas de diferentes formas, éstas son las asanas, las diversas posturas que armonizan las funciones físicas y fisiológicas del cuerpo.
De las ramas crecen las hojas, cuya interacción con el aire suministra energía a todo el árbol.

Las Hojas absorben el aire exterior y lo conectan con las partes internas del árbol y se corresponden con Pranayama, la disciplina de la respiración.
Las ramas del árbol se hallan todas cubiertas por una corteza que protege la energía que fluye dentro del árbol desde las hojas a la raíz. Así la Corteza se corresponde con Pratyahara , el viaje de los sentidos hacia adentro desde la piel hacia el centro del ser.

La Savia del árbol es Dharana, el jugo que transporta la energía en su viaje hacia el interior. Dharana es la concentración, enfocar la atención en el núcleo del ser. La savia conecta la última punta de las hojas con los extremos de la raíz. A través de la experiencia de esta unidad del ser, desde la periferia hacia el centro, donde el observador y lo observado son uno, se alcanza en la meditación.

Cuando el árbol está sano y el suministro de energía es excelente, brotan las Flores y estas se corresponden con Dhyana, la meditación.
Finalmente, cuando la flor se transforma en Fruto, este se denomina Samadhi . Al igual que la esencia del árbol se halla en el fruto, así también la esencia de la práctica del yoga está en la libertad, el equilibrio, la paz y la espiritualidad, donde el cuerpo, la respiración, la mente y el alma se unen y se funden con el Todo.
Mediante una práctica constante de yoga, es posible, a través de las técnicas de auto-observación, mantener una higiene mental para desarrollar una actitud interior de calma y silencio, ante el bullicio exterior…el silencio llama al silencio.