Yoga para bebés

El yoga para bebés y los vínculos afectivos

Para un bebé el tacto es tan necesario como el alimento. Coger en brazos a un bebé es uno de los factores más importantes para su desarrollo mental y social.

Los efectos de este buen desarrollo no sólo influyen en la infancia sino que crean un impacto en las funciones neuronales y neuroendocrinas que son la base del comportamiento emocional, es decir, cuanta más intimidad auténtica experimentamos de pequeños, más fácil resultará tener luego una intimidad con otros adultos.

El contacto con la piel, el contacto visual y la voz son algunos de los elementos vitales más importantes del vínculo entre padres e hijos; y se ponen en juego fácilmente durante una sesión de yoga. Durante la práctica se estimulan los nervios cerebrales que facilitan la absorción de los alimentos, lo que produce un aumento más rápido de peso, especialmente a los bebés prematuros, ayuda a mejorar la función respiratoria a los niños asmáticos, facilita el tratamiento en los diabéticos, estimula un sueño reparador, concluyendo favorece la autorregulación psicofísica y emocional.

Beneficios del yoga para los bebés

Practicar yoga junto a la madre, el padre o a ambos aporta diversos beneficios para el bebé:

  • El bebé aprende desde muy pequeño las técnicas y actitudes que sus padres utilizan para cuidar su salud.
  • El bebé disfruta del contacto con sus padres en estado de relajación, lo cual favorece la propia relajación del pequeño.
  • El yoga favorece el desarrollo psicomotor del bebé debido al conocimiento y control del propio cuerpo, la coordinación psicomotriz, la adquisición de un buen tono muscular, etc.

Beneficios del yoga con bebés para los padres

El yoga con bebés aporta, también, muchos beneficios a los padres que lo practican:

  • Permite a la reciente madre continuar practicando yoga sin tener que separarse de su bebé para ello, a la vez que disfruta de una actividad beneficiosa tanto para ella como para su hijo.
  • Ayuda a la madre a recuperarse físicamente tras el parto.
  • Fomenta el vínculo entre los padres y el bebé. Realizar actividades juntos siempre es positivo.
  • Ayuda a los adultos a mantenerse relajados en condiciones que no son propicias para ello, como cuando un bebé está llorando.
  • La relajación que el yoga aporta a los padres que lo practican es esencial para la crianza de los hijos. Los padres que mantienen una actitud relajada y positiva en su vida podrán criar a sus hijos sin tensiones, de una manera equilibrada.